limpiar baldosas de barro

El suelo de barro cocido o de terracota artesanal es un pavimento tradicional que se ha utilizado desde siempre. No pasa de moda y da resultados espectaculares creando ambientes rústicos tanto en hogares como en otros tipos de establecimientos.

Para mantener la calidad de las baldosas y colaborar en la durabilidad de las mismas, es necesario un cuidado específico.

Hoy te contamos cómo limpiar el suelo de barro y cada cuánto tiempo es aconsejable aplicar un buen lavado.

¿Qué caracteriza el suelo de barro cocido?

La cualidad que más caracteriza este tipo de baldosas, es la originalidad de cada una de ellas. No existen dos piezas iguales y esto hace que sean únicas. Dependiendo de la posición de cocción en el horno se obtendrá una tonalidad u otra y las manos del artesano pueden darle formas irregulares imposibles de imitar.

Como decimos, cada pieza es diferente y es prácticamente imposible la copia idéntica de una baldosa. Sin embargo, sí que tienen unas características comunes que hacen tan especiales a este tipo de material:

  • Son muy resistentes a situaciones meteorológicas adversas. Por eso se utilizan tanto en espacios exteriores.
  • Perduran en el tiempo, cuentan con una gran durabilidad.
  • Las baldosas se realizan una a una de manera artesanal.
  • Tienen mucha porosidad y por tanto absorven mucho el agua.
  • Son irregulares.
  • Puedes escoger la forma de la baldosa escapando del tradicional cuadrado o rectángulo.
  • Pueden tener un acabado natural o esmaltado.

La particularidad que destacamos hoy es la alta absorción de agua debido a la porosidad. Esto hace el suelo de barro cocido perfectamente compatible con calefacciones radiales y con ambientes húmedos. Por eso son la elección perfecta para terrazas y patios.

Tratamiento de suelos de barro

Tratar el suelo de barro puede parecer complejo pero merece la pena. Siguiendo los pasos adecuados y con la dedicación oportuna, podemos conseguir una calidad óptima durante muchísimos años.

No es la misma limpieza la que requiere un pavimento rústico recién puesto, que un mantenimiento cotidiano. En el primer caso, las manchas son causadas por la obra y se trata de la primera limpieza. En el segundo, es un mantenimiento periódico que requerirá otro tipo de tratamiento.

En cualquier caso, nuestro primer objetivo será reducir la porosidad de las baldosas de terracota, ya que impide la absorción de ciertos productos y dificulta la limpieza.

limpiar suelo de barro

Cómo reducir la porosidad de las baldosas de barro y por qué

Si no protegemos un suelo de terracota, en un periodo breve de tiempo tendremos manchas imposibles de quitar. Además, los poros absorberán la suciedad y por tanto, dificultarán el mantenimiento cotidiano al no empaparse de los productos de limpieza.

Para una adecuada protección, es necesario impermeabilizar el pavimento. Para ello existe cera para cerámica porosa fácil de aplicar.

El tratamiento requiere entre 3 y 4 pasadas entre las cuales deben transcurrir 24 horas. El producto es muy sencillo de aplicar; lo único que debemos tener muy en cuenta es que debajo de las baldosas no debe existir nada de humedad. Esto dependerá de la zona en la que te encuentres y del mes en el que se haya colocado. No es lo mismo hacerlo en febrero que en junio.

En los lugares fríos y húmedos, habrá que esperar 6 semanas desde la colocación del pavimento hasta el tratamiento. En los lugares cálidos en cambio, con 3 semanas es suficiente.

Limpieza de suelos de barro después de una obra

Este cuidado es el primero y por tanto, es importante realizarlo correctamente. Debemos preparar el suelo para facilitar su posterior mantenimiento. Al tratarse de un primer tratamiento, es probable que tengamos que recurrir a un profesional que utilice máquinas especiales rotativas con cepillos mecánicos. De esta manera, se pule la primera capa y elimina cualquier daño que se haya podido producir durante la obra.

Una vez pulido, se aspira profundamente el suelo para deshacernos de polvo y otro tipo de restos. Para terminar, se suelen aplicar aceites o ceras para cerámica para sellar los poros.

Cómo limpiar suelos de barro cocido: mantenimiento cotidiano

No tenemos que realizar una limpieza profunda cada día para mantener este tipo de pavimentos. Por suerte, son muy resistentes y se pueden limpiar de manera sencilla en el día a día. ¿Cómo? Depende de si es exterior o interior.

  • En interiores:
    1. Aspíralo bien para eliminar cualquier resto de suciedad.
    2. Friega el suelo con una mezcla basada en lejía y agua caliente.
    3. Déjalo secar.
  • En exteriores es habitual que aparezcan manchas de moho o cal. Puedes sanearlo de las siguientes maneras:

    • Con una pistola de agua a presión (siempre regulando la presión para evitar dañar las juntas.
    • Con productos antical disueltos en agua caliente.
    • Si se trata de musgo o moho, puedes frotar con agua y lejía con ayuda de un cepillo de cerdas metálicas. Después acláralo con agua.
    • Con un producto decapante para deshacernos de manchas de grasa. Previamente deberemos haber abierto los poros con agua caliente.
como limpiar baldosas de barro

Cada cuanto tiempo hay que limpiar el suelo de barro cocido

No hay un tiempo establecido para el mantenimiento de tu suelo. Cada casa es un mundo, y dependerá de a qué ambientes esté expuesto. Un suelo de barro en la cocina tendrá más posibilidades de recibir manchas que el pavimento de un dormitorio.

Es recomendable una limpieza cotidiana como la que recibe cualquier otro tipo de material. Aunque en el caso del barro cocido, si cae cualquier tipo de producto sobre el suelo es aconsejable retirarlo a la mayor brevedad posible para evitar la absorción. Si esto ocurre, será más complicado limpiarlo a posteriori.

En el caso de exteriores, una revisión rutinaria también es aconsejable. No debemos dejar que las baldosas lleguen a adquirir moho y musgo. Sin embargo, aplicar ciertos productos muy frecuentemente pueden desgastar el esmalte o las juntas de las baldosas.

Para evitar que esto ocurra, lo más acertado es limpiarlo con agua caliente de manera cotidiana. Cuando comprobemos que la capa que impermeabilizaba el suelo contra la porosidad se ha desgastado, deberemos aplicar cera para cerámica o aceite especial para suelos porosos.

Deja un comentario